Cómo curar un mate

Si ya te has decidido por comprar un kit de mate y estás preparado para estrenar y disfrutar de esta bebida natural, has de saber que antes de cebar el mate es necesario curarlo. Pero, ¿qué significa curar un mate? Muy simple, no es otra cosa que prepararlo para ser usado por primera vez.

Aunque el mate se cura cebando, se recomienda realizar un primer curado del recipiente para evitar futuros inconvenientes.

¿Qué mates se curan?

Distintos tipos de mate

En esta sección aprenderás cómo curar un mate de madera y de calabaza, mediante procedimientos comunes y alternativos. El resto de recipientes tradicionales (vidrio, porcelana, metálicos, silicona o plástico) no necesitan curarse ya que no son porosos y no presentan los inconvenientes que veremos a continuación.

Los expertos dicen que el mejor recipiente para hacer mate es el de vidrio o metal, ya que es el que presenta el verdadero gusto del mate. Además son los más higiénicos y fáciles de utilizar, por lo que vienen muy bien para principiantes. Sin embargo, no hay nada como experimentar como buen matero como nuestro recipiente.

¿Por qué hay que curar el mate?

Una de las principales razones por las que hay que curar un mate de calabaza es para evitar que los sabores de estos materiales se traspasen a la bebida. Al ser estos recipientes orgánicos porosos, mediante su curado logramos que estos poros queden sellados, evitando por ejemplo el gusto amargo inicial que da la calabaza cuando tomas por primera vez esta infusión.

Otra de las razones por las que se hace este curado inicial es, como en el caso del mate de madera, para evitar que el mate se raje y quede inutilizado. Es decir, por cuestiones de durabilidad. Por otro lado, también conseguiremos que tarde menos en secarse, por lo que nos libraremos del riesgo de que genere moho y hongos.

En definitiva, siguiendo unos sencillos pasos antes de su primer uso, lograremos un compañero fiel durante mucho tiempo.

Métodos para curar el mate

Existen múltiples procedimientos para curar el mate, éstos varían según las costumbres y tradiciones de cada país, pero en especial del tipo de mate (o recipiente) que se tenga (calabaza, madera o coco, pezuñas de animales). Es posible que hayas leído que hay que curar el mate en función de si los deseas tomar dulce (con azúcar o edulcorantes) o amargo. Sin embargo, nosotros consideramos que el mate dulce o amargo se curan igual.

Hoy en día, por ejemplo, se está perdiendo el uso del recipiente de calabaza, por cuestiones de durabilidad. Por eso es muy importante que antes de elegir uno de los métodos para curar el mate, tengas una buena base y sepas con seguridad que recipiente utilizar y cómo lo vas a tomar.