Como preparar un mate tradicional

Llegó el momento que tanto deseabas. Hacer un mate por primera vez marcará un antes y un después en tu vida, nada será igual. A partir del entonces el termo será tu mejor amigo. Saber como se prepara un buen mate no es tarea fácil y no basta con seguir tan solo unos sencillos pasos, son muchos los elementos implicados y es decisión tuya saber fusionarlos para preparar mate de inmejorable sabor.

«Tiene que tener dos condiciones: base angosta y boca ancha.Esto no se negocia. Se consigue un mate duradero, bien hecho y parejo en la cebada» Valeria Trapaga, primera sommelier del mundo especializada en la cata de yerba mate

Existen muchas formas de preparar mate. Dependiendo de la etapa de la vida en la que te encuentres o de la estación del año, querrás preparar distintos tipos de mate. Durante la época invernal, es posible que te interese preparar un mate de leche caliente, sin embargo, en verano es muy probable que querrás preparar un mate tereré. Sin embargo, hay una tercera opción, que también es muy saludable y te podría apetecer preparar un mate de pomelo.

Una mala decisión podría arruinar su preparación, por lo que es hora de conocer este ritual. Es hora de armar un mate perfecto.

Elementos para preparar mate tradicional

Antes de comenzar, es necesario tener preparados los elementos que nos permitirán hacer un delicioso mate y que, sin más pasamos a enumerar a continuación:

  • Mate.
  • Yerba.
  • Agua caliente.
  • Pava (o tetera).
  • Termo.
  • Bombilla.

Ahora que ya lo tenemos todo y sabes como curar un mate, ¡Comenzamos!

Pasos para preparar el mate perfecto

Preparar yerba mate será facil, siempre que apliques bien estos pasos:

  1. Calentamos agua en la pava. Si no tenemos puedes calentarla de forma alternativa, buscando que el agua quede a una temperatura aproximada de 70-80ºC para posteriormente introducirla en el termo.
  2. Llenamos ¾ partes de yerba mate en nuestro mate o recipiente, lo tapamos con una mano y agitamos dando vueltas. Esto se hace para mezclar el polvo con los otros ingredientes. Cuando acabes de remover, intenta que la yerba mate quede amontonada (inclinada) sobre una de las paredes para poder introducir posteriormente la bombilla en el lado contrario.
  3. Agregamos agua tibia (aproximadamente 40ºC) en el lado donde haya menos yerba. Es importante que esté tibia para que hidrate la yerba pero no la queme. Si agregamos directamente agua del termo a 75-80ºC podría quemar la yerba y tener que echar azúcar para contrarrestar el amargor que provocaría este error. Si vas de viaje un truco es echar agua del termo en un vaso y esperar a que la temperatura baje a la mitad.
  4. Dejar reposar unos instantes.
  5. Asentamos la bombilla (sin remover) en el hueco que dejamos al inclinar la yerba mate hacia un lado.
  6. Comenzamos a cebar con el agua del termo en el lugar donde está la bombilla.
  7. Ya puedes disfrutar de tu delicioso mate.
  8. No olvides limpiar el mate cuando acabes. Dejarlo preparado para el próximo uso es tan importante como saber cebar un mate.

Nota: si no te gusta el mate tan amargo, especialmente cuando eres principiante, puedes agregar un par de cucharaditas de azúcar en el paso 2.

Otros consejos para preparar siempre el mejor mate

Cuando se comienza a hacer mate por primera vez, es común cometer pequeños errores de principiante. Errores que harán que no siempre consigas cebar el mejor mate. Pero no te preocupes, a todos nos ha pasado alguna vez. Por eso estamos aquí, para contártelos y lograr que algún día seas tú el que este en nuestro lugar, aconsejando como preparar mate a un nuevo miembro de esta gran comunidad matera.

No mover la bombilla

Como ya hemos comentado anteriormente, mientras se toma mate, la bombilla no se debe mover. En una reunión de amigos, siempre hay uno que toma el rol de cebador de mate. Este cebador suele ser un matero experimentado y es quien debe moverla. Saber mover la bombilla para aprovechar mejor el mate es una virtud, y la veremos posteriormente en otro artículo.

Limpieza del mate

Se dice que los mates más higiénicos son los de vidrio y metal, ya que para limpiarlos basta con retirar la yerba usada, se enjuaga bien, se deja secar y ya está listo para el siguiente uso. Sin embargo, para los mates de madera y calabaza hay que tener más cuidado ya que podemos provocar la aparición de moho. Para estos últimos, la clave es enjuagar, escurrir y dejar secar boca arriba.

¿Y si ya tiene hongos mi mate?

Puede ocurrir que hayas llegado tarde a esta página y a tu mate, por cualquier motivo, le haya aparecido moho.  ¡No pasa nada! Lo que tienes que hacer es echar agua caliente varias veces, raspar con una esponja de acero para sacar una capa del mate de calabaza o madera y volver a curarlo.

No hervir el agua

Ya hemos hecho hincapié en evitar dejar hervir el agua, pero nunca viene mal volver a recordarlo. Echar agua demasiado caliente provocará que se queme la yerba y el mate tenga un sabor horrible, amargo. Tienes que aprender a escuchar la pava, no te separes de ella y lograrás la temperatura perfecta (75-80ºC).

Disfruta de tu mate casero

Ahora que ya sabes preparar un mate casero, solo queda que practiques este ritual unas cuantas veces. Cuando creas saber hacer un delicioso mate te recomiendo invitar a casa a algunos amigos y compartirlo. Solo ellos te podrán decir si has conseguido hacer o armar el mate perfecto. ¡Sorpréndelos!